Espejos para Salón

Descubre nuestras colecciones de Espejos para Salón

Espejo efecto Marmol color blanco para salón
Tener un espejo en el salón o la sala de estar nos permite incrementar y mejorar la circulación de luz de un espacio determinado, es un buen truco para dar la impresión de aumento del volumen de un salón. Dependiendo del tamaño del espejo que coloques, podrás obtener resultados verdaderamente sorprendentes.

Por lo general, tenemos a nuestro alcance dos principales maneras de poner espejos para salón:
 
  1. Podemos optar por un espejo para salón de gran tamaño que nos aumentará, tanto la sensación de espacio como el nivel de luz. Los espejos grandes son perfectos para los lugares donde no tenemos mucha luz y debemos de potencializarla.
     
  2. Por otra parte, si escogemos espejos pequeños podemos usarlos en sitios donde necesitemos aumentar el nivel de luz, o bien, podemos juntar varios espejos pequeños y recuperar la misma dinámica que si fuera uno grande.

El Feng Shui, es una antigua creencia china que busca la armonía de los espacios para promover las energías positivas en las personas que los habitan. En ese sentido, antes de colocar un espejo para salón debes preguntarte qué es lo que reflejaría en este lugar, pues de acuerdo a esta creencia todo espejo duplica lo que refleja.


UBICACIÓN

Además del lugar, también importa el cómo, los espejos no deberían situarse uno frente al otro porque estaría rebotando la energía entre ellos continuamente, careciendo de sentido. Del mismo modo, tampoco deberían utilizarse espejos fragmentados porque parten el reflejo y lo dispersan, perdiendo su poder de recargar el ambiente de energía positiva. No los coloques de manera que no veas tu cabeza al completo y cámbialos cuando estén desgastados u oxidados.

Decorar un aparador con espejos para salón es una forma muy eficaz, bonita y práctica, intenta que sea así siempre que puedas, crearás un rincón con mucho encanto. Para que esta idea funcione, el espejo para salón debe guardar proporción con el aparador, no sirve un espejo que sea más grande que el aparador, ni tampoco uno que sea muy pequeño.

Como máximo puedes poner un espejo del mismo tamaño que el aparador, pero si lo pones 20 o 30 cm más pequeño el resultado será genial, de esta forma el espejo queda centrado y guardando proporción con el aparador, creando una escena que al ojo le gusta mucho.

Colocar espejos de salón encima de un sofá también es una buena idea, puedes colocar el espejo en horizontal para que se cree una imagen simétrica. Sobre el sofá también puedes componer un mosaico con diferentes espejos para salón, grandes y pequeños, y colocarlos de manera asimétrica.